Cultura Reportajes y Entrevistas

El trago más amargo de Camilo

Camilo Castaldi, ex vocalista de la banda Los Tetas, recientemente acusado y condenado por la opinión pública por haber golpeado a su pareja, dice estar más tranquilo.

Junto a sus abogados, se encuentra trabajando para probar su inocencia y tratando de reivindicar su imagen. La investigación sigue en curso.

Por Nicolás Espinosa G.

El pasado 3 de julio, Valentina Henríquez Albornoz subió a su cuenta personal de Facebook un serie de explícitas imágenes en las que mostraba su cara y cuerpo golpeados. También había una extensa declaración. En ella acusaba a su ex pareja, el rapero Camilo Castaldi, más conocido como “Tea Time”, de maltrato y violencia doméstica.

La publicación se viralizó rápidamente y la opinión pública fue lapidaria: Castaldi fue catalogado de maltratador y golpeador de mujeres, además de recibir múltiples amenazas. En menos de 24 horas, Los Tetas, su banda de toda la vida, anunciaban mediante un comunicado que Castaldi dejaba oficialmente de ser parte del grupo.

Desde aquel episodio, Camilo vive alejado de la vida pública y preocupado de que algo le pueda pasar a él o a su familia. Mientras, junto a sus abogados, trabaja empecinadamente en comprobar su inocencia.

***

A fines de la década del 80, por las calles de Tempelhof, un céntrico barrio de Berlín Occidental, un niño flaco, con facciones toscas y piel pálida, hacía amigos gracias a su extrovertida personalidad. Su facilidad para los idiomas le permitió aprender rápidamente el alemán.

Camilo era hijo de una profesora de literatura y un sociólogo. El matrimonio decidió irse de Chile y emigrar a Alemania luego de ver de cerca crímenes cometidos durante la dictadura. La relación no funcionó y se separaron cuando Camilo tenía apenas tres años. A pesar de esto, Constanza Lira, su madre, decidió quedarse en Europa junto a sus dos hijos. Su padre, Juan Carlos Castaldi, se fue a trabajar a Perú. Siguieron en contacto, pero se veían apenas una vez al año.

Desde pequeño, Camilo se interesó por la música y específicamente por el rap. En Berlín conoció a Phillip, su mejor amigo, con quien compartía sus gustos por este género musical y la cultura urbana. Junto a él, y gracias a su habilidad con el lenguaje, aprendió a cantar y rimar en español, inglés y alemán.

“De ahí viene Tea Time”, recuerda Camilo. “Tea Time es el nombre con el que hacía graffiti mi mejor amigo en Berlín. Cuando me vine a Chile, para recordarlo siempre, me puse su nombre diciendo que algún día lo haría grande”.

Y así fue. Con la vuelta de la democracia, los Castaldi Lira retornaron a su país. Camilo, de apenas 14 años, había vivido durante prácticamente toda su infancia en una sociedad abierta y sin discriminación. Llegar a Chile fue un shock. Un día salió con sus compañeros de colegio a pasear. Una mujer con un carro cartonero pasó al frente del grupo y los chicos comenzaron a reírse y burlarse de ella. Quedó espantado. No entendía cómo sus amigos podían reírse de alguien por tener menos que ellos.

Los Tetas

En 1994, en un viaje a la playa, Camilo Castaldi conoció a David Eidelstein, más conocido como “Rulo”. Desde ahí, se hicieron inseparables.

David tenía, junto a Cristián Moraga y Francisco González, una banda llamada Funkenstein. Invitó a Camilo a un ensayo. Una vez ahí, se puso a rapear y a David y a los demás les encantó, lo que hizo que lo invitaran a algunos shows.

El grupo agendó una presentación como teloneros de la banda del padre de Cristián. Esa sería la primera vez que tocarían en público con Castaldi de invitado. Al momento de subir al escenario, el presentador preguntó el nombre de la banda. La respuesta sorprendió a todos, provocando la risa de los presentes: Los Tetas.

A pesar de la corta edad de sus integrantes, la fama los impulsó a ser una de las bandas más escuchadas en Chile. Al comienzo de la carrera musical del grupo, la madre de Camilo, Constanza, no veía con tan buenos ojos esta situación. Tuvo una conversación con Hugo Moraga, padre de C-Funk, alias de Cristián, quien le comentó las intenciones que tenía:

– Estos cabros son buenos, deberían dedicarse completamente a la música- le dijo.

– No voy a parar eso. Es lo que Camilo quiere y no le voy a cortar las alas. Pero necesito que antes saque su cuarto medio- le respondió segura.

Constanza Lira asegura que el proceso no fue fácil. “Fue muy complicado. Camilo ya estaba en otra, ganaba plata, era exitoso. Se me fue de las manos un poco la situación a mí”.

A pesar de las tentaciones que llegaron con la fama y el dinero, Castaldi dice que solo disfrutaba subirse al escenario. Sacó su diploma en 1996, lo que le dejó la vía libre para dedicar su tiempo a su amor más grande: la música.

Disolución y reencuentro

Ya consolidado como uno de los grandes exponentes de la música nacional, Camilo Castaldi, además de mantener su propia banda, colaboró con distintos artistas latinoamericanos. Gustavo Cerati, líder de Soda Stereo, lo invitó a formar parte de un proyecto, lanzando en 2002 el single “Altar”. El encuentro con el músico argentino fue un honor para él. Cerati le cocinó tallarines y conversaron:

– Mira esta letra Gustavo, la escribí yo- dijo Camilo

– Pero eso se parece mucho a algo que escribí yo- respondió Gustavo un tanto enojado.

-Fantástico. Significa que estamos en búsqueda de algo similar. Hay algo en común- replicó Castaldi.

Tenés toda la razón

A fines de 2003 comenzaron los problemas internos en Los Tetas. Los roces entre Tea Time y C-Funk se hicieron cada vez más fuertes, lo que desembocó en la salida del guitarrista. Al año siguiente, se dio por terminada la primera etapa de Los Tetas.

Camilo Castaldi atribuye la separación a diferentes motivos: “De alguna forma se estaban cambiando mucho los integrantes. Las decisiones del grupo en el fondo eran un poco las decisiones de C-Funk. A mí me costó mucho que se fuera el Rulo”.

Luego de siete años, el 18 de septiembre de 2011, Los Tetas anunciaron un show de reencuentro con su formación original, agendado para el 21 de diciembre del mismo año en el Teatro Caupolicán. “Para mí era como volver a la infancia. Ellos son mi infancia, mi juventud. Fue muy emocionante”, explica Castaldi.

El concierto repletó todas las localidades. Las butacas se encontraban ocupadas y la gente en cancha no daba abasto. “Primavera” fue la primera canción en sonar y el ambiente de euforia se sintió hasta en el último rincón del teatro.

Heridas del pasado

En marzo de 2012, Camilo Castaldi tuvo junto a su pareja, la actriz Trinidad González, a su primer hijo, Simón. Debido a la ausencia de una figura paterna en su crianza, uno de los grandes sueños del músico era poder reencontrarse con su padre y traerlo de vuelta a Chile, para que éste tuviera relación con su nieto.

A pesar del gran esfuerzo que hizo por materializar su sueño, su padre se enfermó de un fulminante cáncer al páncreas. Devastado por la noticia, partió rumbo a Honduras, lugar donde vivía Juan Carlos Castaldi. A mediados de 2013, cuando el cantante llevaba apenas cinco días en tierras hondureñas, el hombre falleció.

Trinidad González cuenta que Castaldi sufrió una profunda depresión, que nunca se trató.

El principio del fin

La noche del lunes 7 de diciembre de 2015, Los Tetas se presentaron en un evento en el Teatro Caupolicán, donde compartían escenario con la banda de cumbia Villa Cariño y dos DJ’s.

El grupo, liderado por Castaldi, tenía su presentación pactada a las 1:30 de la mañana. A esa hora, en primera fila, se encontraba Valentina Henríquez. El show comenzó y la atracción entre ambos fue mutua. Tanto así, que en medio del concierto, Camilo bajó al público para hablarle. Una semana después comenzaron a salir.

Al mes se fueron a vivir juntos. Sin embargo, desde un principio la pareja no mostraba signos de mantener una relación sana. Sus compañeros de banda le advirtieron en más de una oportunidad que tuviera cuidado. “Esto es peligroso. Si no se alejan, se van a terminar matando”, le dijo el Rulo en una oportunidad.

Camilo Castaldi, sumido en las drogas, principalmente cocaína,no hizo caso. Desde la banda, en todo caso, aseguran nunca haber visto un acto de violencia física por parte del cantante.

Los Tetas, eso sí, atravesaban nuevamente una crisis debido a las actitudes y excesos de Castaldi. En una oportunidad, el grupo se encontraba próximo a embarcar un vuelo en el aeropuerto de Santiago para asistir a un show en La Serena. C-Funk y compañía subieron al avión. Sin previo aviso, Camilo decidió no abordar, dejando plantados a sus compañeros, y al público que lo esperaba.

Caída

Ximena Cabello, masoterapeuta y amiga del vocalista, asegura que los problemas entre Camilo Castaldi y su polola Valentina se arrastraban hacía tiempo: “Hace ya un año y cuatro meses, cuando llevaban seis de relación, el Camilo me decía que Valentina lo tenía amenazado. Que le iba a cagar la vida si la pateaba”. Para Trinidad González, Castaldi buscaba llenar un vacío en su vida estando con Valentina.

La madrugada del 2 de julio de 2017 llegó el punto cúlmine de la mala relación. Un altercado entre Castaldi y Henríquez terminó una vez más con la presencia de Carabineros en el domicilio. Los vecinos del edificio ubicado en calle Catedral ya estaban acostumbrados a los problemas de la pareja. En la bitácora de instrucción, folio N°7-145, se estipula que a las 03:07 horas el sargento Fabián González Rosa tomó las declaraciones.

Valentina, con golpes en la pierna izquierda, talón y ambos antebrazos, además de un notorio sangrado ocular, acusó a Castaldi de ser él quien le propinó los golpes y se retiró a la casa de su padre en Quinta Normal. A las 6:30 horas de la madrugada, el denunciado fue detenido en el frontis de su edificio.

Tea Time pasó esa noche en la 1ra Comisaría de Santiago. Tras más de 24 horas retenido en una celda, al salir lo primero que hizo fue ir a ver a su hijo. Ahí se enteró de la acusación en Facebook y la avalancha de comentarios en su contra, tanto en redes sociales como en la radio.

“Nunca le he pegado a una mujer”, dice seguro y sin titubear. “Lo del ojo fue que ella, enojada, me estaba rompiendo una mesa de sonido. La abracé por detrás para pararla y sin querer la pasé a llevar con el teléfono”. Personas cercanas a la banda aseguran haber visto a Valentina autoinflingiéndose heridas anteriormente. Ni Valentina, ni su abogado, ni nadie de su círculo quiso ayudar en el desarrollo de este reportaje.

Al enterarse de lo ocurrido, David Eidelstein no podía creerlo. Llamó a Constanza Lira, la mamá de Castaldi, a las 4 de la mañana. Quería contactar a su amigo, para saber qué había pasado. Finalmente fue él el encargado de decirle, a través del teléfono, que habían decidido sacarlo de la banda.

Presente y futuro

Camilo Castaldi vive actualmente en Ñuñoa junto a su madre. Casi todos los días va a ver y a cuidar a su hijo, con quien, dice, tiene una excelente relación. Asegura haber dejado completamente las drogas y que ese estilo de vida no va con él. Se preocupa de no salir mucho, debido a amenazas que ha recibido tanto él como su familia. Aunque en la calle la gente le grita cosas e incluso han tratado de pegarle, se siente querido.

Cuenta que se encuentra trabajando en proyectos de música electrónica que pretende lanzar prontamente en Alemania. A pesar del traumático momento que le tocó vivir y la destrucción pública de su imagen, se muestra optimista en que logrará esclarecer la verdad de lo que ocurrió. Su madre, Constanza, asegura que “paradójicamente esta situación que lo dejó crucificado, a la vez le salvó la vida”.

***

Nota del autor: Con este reportaje, en ningún momento se intenta justificar a Castaldi. Condenamos todo tipo de violencia en general y aún más hacia la mujer. A través de este perfil, se trata de entender la visión del victimario y su entorno, con el fin de entender un poco más un tema mediático que se alinea con el movimiento social que se vive hoy en día en nuestro país.

Este reportaje fue escrito para el ramo Prensa II con Andrea Insunza.

2 comments on “El trago más amargo de Camilo

  1. Consuelo

    Buenísimo!

    Me gusta

  2. Ximena Cabello

    Me opongo a la referencia de Victimario ya que no se ha comprobado la denuncia y públicamente se ha revelado el desaliento sicoemocional de Valentina Henríquez.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: