Columnas y Cartas al Director Género y Disidencia

El ser “machito” los mata: los riesgos de la hipermasculinidad para los hombres

Por Francisca Hale

 

Soy mujer. Nací con genitales femeninos y decidí aceptar mi género establecido, por lo que crecí como mujer. Durante mi niñez y adolescencia, crecí presenciando los problemas que le ocurrían tanto a las mujeres de mi alrededor como a mi misma. El ser miradas en menos por la sociedad, el acoso callejero que se disfraza de halagos, las alarmantes cifras de violaciones y femicidios, etcétera, etcétera, etcétera. Pero otra cosa de la que me di cuenta, fue el problema que se pasea como un fantasma entre los que son parte del género masculino: la hipermasculinidad. Esta palabra se utiliza para hablar de un término psicológico para describir la exageración de comportamientos masculinos que son parte del estereotipo, tales como el enfoque en la fuerza física, la agresión, la represión de sentimientos y el “incontrolable” deseo sexual. Se puede decir que es el molde creado y apoyado por la sociedad, en el que los hombres son esperados encajar.

La hipermasculinidad se transforma en un elemento tóxico, que daña silenciosamente la salud mental masculina en distintos aspectos. Los miembros del club de Toby aprenden desde muy pequeños que hay que “hacerse hombre” en bastantes situaciones (incluyendo las experiencias sexuales), que el color rosa te quema la piel, que las mujeres son inferiores a ellos en todo sentido y que “llorar es de niñitas”. Lo último infiere que los sentimientos asociados con lo femenino (sensibilidad, compasión, empatía, dolor) están fuera de los límites de un macho hecho y derecho. La mayoría del tiempo, los hombres recurren a la violencia para resolver conflictos, porque el enojo es la única emoción que se considera “socialmente aceptable” para demostrar. Al tener que suprimir todos estos sentimientos, los jóvenes pueden incapacitarse para entender quiénes son y qué es lo que están experimentando en distintos momentos. Celia Falicov, profesora del departamento de psiquiatría en la Universidad de San Diego, California, comenta que “el miedo de ser percibido como vulnerable o débil puede mantener a los hombres o a los chicos alejados de pedir ayuda.

Según estudios, el 76% de los suicidios en todo el mundo son masculinos, cuadruplicando el índice femenino. La Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoció que la tendencia masculina de cometer estos actos durante la edad temprana, tiene relación con cómo ha sido definida la masculinidad en la sociedad, y con cómo los hombres han sido condicionados para practicarla.

Ya es hora de que la sociedad, tanto más antigua como moderna, comience a desmasculinizar a sus niños y hombres, pero no de mala manera. Hay que dejarles claro que ser suave y dulce y sensible no es algo malo, sino todo lo contrario. Que el llorar no es de niñitas, y que si lo fuera, tampoco sería algo negativo porque las características femeninas no lo son.

El mundo no necesita más víctimas de la toxicidad que es este estereotipo de súper macho.

Los hombres no necesitan ser bestias. Pueden ser príncipes azules si lo desean, y eso no daña la percepción de lo masculino.

0 comments on “El ser “machito” los mata: los riesgos de la hipermasculinidad para los hombres

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: