Nacional

“La implementación de una política que elimina las notas es un arma de doble filo, no se puede aplicar a todos los colegios”

El miércoles recién pasado, el senador Jaime Quintana ingresó al Congreso un proyecto de ley para que los niños sean evaluados de manera cualitativa y no con calificaciones numéricas. El psicopedagogo Felipe Salazar celebra la iniciativa, pero advierte sobre los riesgos de emplearla a nivel nacional.


Por Camila Aravena y Pedro Astaburuaga

 

Entre críticas y elogios, se ingresó durante esta semana el proyecto de ley que elimina las notas para los alumnos de primero a cuarto básico. Las autoridades han señalado que evaluar a los estudiantes de acuerdo a sus cualidades, tiene como objetivo terminar con el estrés y agobio que las calificaciones producen en ellos.

Cabe mencionar que desde el año pasado que el Liceo Experimental Manuel de Salas fue pionero en el tema e hizo noticia por eliminar las notas para evaluar a sus alumnos de primero básico, reemplazándolas por una escala de logros. Esto con el objetivo de medir el aprendizaje de los estudiantes de forma cualitativa, dejando de lado los números.

Felipe Salazar, psicopedagogo, tiene una visión optimista sobre el proyecto. Cuenta que eligió trabajar con alumnos porque siempre le interesó entender el proceso de aprendizaje de un estudiante: “no todos aprenden de la misma forma, el método tradicional ya no sirve tanto”.

¿Qué te parece la iniciativa?

Es buena porque en Chile falta innovar en temas de educación. Hay muchas cosas para hablar, discutir y debatir, mucho para investigar e implementar. Es un beneficio y un gran paso para avanzar en temas educativos.

¿Qué beneficios puede traer un proyecto de estas características?

La variación en el sistema educacional ya es un beneficio. No todos los alumnos aprenden de la misma forma y el método tradicional ya está casi obsoleto. Las nuevas tecnologías y todo lo que siempre está llegando infiere mucho en temas educacionales.

¿Cómo podrían verse beneficiados los alumnos?

Habría, principalmente, una mejoría a nivel emocional. A veces los alumnos se sienten un poco presionados por el tema de las notas, el estudiante a nivel de rendimiento también, porque todos aprenden de forma distinta.

¿Es malo categorizar a los alumnos como “mateo” o “porro”?

Sí. Las notas reflejan mucho eso. Por ejemplo, un alumno que tiene problemas en tal materia y se saca malas notas, se va a frustrar. No va a querer seguir estudiando y aprendiendo, porque está siendo calificado en números. Los estudiantes no lo ven como “bien, lo logré”, lo ven como “ah, soy un cuatro o un tres en matemáticas, un seis en lenguaje”. Se encasillan mucho en ciertas materias, lo cual no es beneficioso. Si se sacan un uno, los hace sentir mal porque significa que no están logrando el aprendizaje.

¿Qué te parece la evaluación cualitativa?

Si lo llevamos al “logrado” o “medianamente logrado”, se les da como chance decir “¿sabes qué? Aprendiste, te falta un poco, lo podemos seguir trabajando”. En cambio, cuando cierras en una nota es demasiado sesgado en la educación. Me parece una buena iniciativa ese tipo de calificaciones, porque tiene mucho que ver con el aprendizaje significativo.

¿Te parece bien que el proyecto sea hasta cuarto básico o debería ser hasta cuarto medio?

Es un poquito difícil hablar de eso. ¿Qué ocurre cuando un estudiante pasa de cuarto básico a quinto? Ya no va a estar dentro de este sistema nuevo donde las calificaciones no existen. Va a pasar a quinto, donde desde ahora en adelante, comenzarán a evaluarlo con notas. El proyecto tiene un vacío, a menos que se aborde de manera gradual. Tal vez en los últimos meses sin notas, se debería comenzar a adecuarlo al nuevo sistema. Este es el único aspecto negativo que le veo al proyecto.

¿Qué te parece que el Gobierno haya replicado la iniciativa?

Es una buena idea. Sin embargo, me parece un arma de doble filo implementar cosas así. No en todos los colegios existe la capacidad para implementar un proyecto de este tipo, que es muy bueno y muy ambicioso. Además, depende mucho de los recursos que se tengan.

Para que este tipo de proyectos funcionen, ¿es importante la colaboración de los apoderados?

Obviamente. Los apoderados tienen que tener una participación muy activa y siempre se les pide a los papás que estén pendiente de sus hijos. En este caso, sería de que logren un aprendizaje.

¿Chile está preparado para instalar un sistema como este?

Falta cultura. Si te pones a pensar, muchos papás dejan que el colegio haga la labor de ellos. Existen colegios donde no vas a poder aplicar un proyecto así porque los padres son muy despreocupados. En estos casos no hay presencia de ellos en la educación, factor que es clave e indispensable.

 

 

*La imagen es del Liceo Manuel de Salas.

0 comments on ““La implementación de una política que elimina las notas es un arma de doble filo, no se puede aplicar a todos los colegios”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: