Nacional

Rodrigo Rivera, Presidente de FEDEP: “Pudimos haberlo hecho mucho mejor”

Un poco más de tres meses han pasado desde que el movimiento feminista se instaló en la UDP en medio de acusaciones a docentes y estudiantes por abuso y acoso sexual, pero ¿Realmente se logró algo? Rodrigo Rivera conversó con Diario Número Cero sobre la gestión de FEDEP, el conservadurismo de Casa Central y los pasos a seguir durante los próximos meses. 

—¿FEDEP ha hecho algún tipo de balance tras la movilización y toma en la Universidad?

Sí. Mira, la verdad es que el balance es positivo con respecto a lo que pasó con la movilización del semestre anterior. Creo que se puso sobre la palestra un tema que no resistía darle la prioridad que se merecía, además de que se fortaleció la organización estudiantil

—¿Cómo evalúas la gestión que tuvo la Federación? 

—Creo que claramente pudimos haberlo hecho mucho mejor. Pudimos haber jugado un rol un poquito más… No sé si estar presente porque en verdad estuvimos bien presentes. Estuvimos poniéndonos al servicio de lo que necesitaran, pero quizá faltó mayor claridad en términos de poder contribuir hacia donde se dirigiera esto, entendiendo que la batuta de la movilización la llevaba la asamblea de mujeres. Pero hay un par de cosas que nosotros sí hicimos previo a esta movilización y que contribuyeron para que esto se pudiera llevar de buena manera

—¿A qué cosas te refieres?

—Nosotros hemos estado en una articulación permanente con los centros de estudiantes desde que tratamos el tema de la gratuidad, entonces cuando estalló la movilización feminista, la mayoría de los centros de estudiantes de la universidad se conocía porque se habían encontrado en espacios previos de reunión, siempre estábamos hablando de lo que pasaba en cada facultad y salían los casos de acoso, de abuso, lo que a la larga permitió que esto no tuviese que comenzar de cero

—¿Cuál es el balance en cuanto al petitorio?

Con respecto a las demandas, lamentamos harto que Casa Central no haya tenido un compromiso real con poder hacerse cargo de los puntos que se plantearon. Si uno lee el petitorio, la mayoría o todos los puntos son: Uno, una cuestión muy asequible y dos, completamente razonables. Lo único que hemos visto por parte de Casa Central ha sido un conservadurismo que no ayuda a hacerse cargo del tema, por lo menos acá en la UDP

—¿Y de qué manera Casa Central se pudo haber comprometido con la movilización? 

Con el tema del lenguaje inclusivo. Lo que se estaba pidiendo no era que todos y todas ocuparan el todes, sino que se diera la posiblidad de usarlo, de que en las pruebas o en otro tipo de circunstancias no existieran perjuicios para quienes lo utilizaran y esa cuestión ya no se aprobó. Tampoco existe mucha voluntad de avanzar en la encuesta docente para que incluya aspectos relativos a la violencia de género existente dentro del aula. Nosotros lo dijimos en la movilización, acá en la UDP teníamos dos alternativas: O aparentábamos tener un compromiso con las demandas o  nos poníamos a la vanguardia del tema y asumíamos en su totalidad lo que es el desafío. Lo que hoy en día creemos es que la universidad prefirió tomar el primer camino y que no se hace cargo del problema de fondo que hoy nos afecta

—¿Cuál crees que ha sido el impacto de la movilización dentro de la Universidad?

Yo creo que tanto en la UDP, como en general en el país, las cosas no van a volver a ser como antes. Mucha gente va a pensar dos o tres veces antes de decir algo o la forma a través de la cual lo va a decir. Tanto hombres como mujeres nos sentimos interpelados y creo que ese es el gran efecto que va a tener esta movilización. El feminismo ya se instaló como uno de los temas fundamentales del movimiento estudiantil y va a utilizar un espacio del cual no va a salir hasta que hayan respuestas concretas a estas demandas. Se demostró que se puede llevar un proceso de movilización de buena manera, más allá de los errores que se cometieron, pues las facultades no tienen grandes destrozos, además se dio una buena discusión en la mayoría de los espacios y el petitorio se presentó y se siguieron todos los conductos regulares posibles. 

—Valeria Bahamondes, Secretaria General de FEDEP, apareció en medios como Emol y Radio Bío Bío dando declaraciones a partir de la toma en la UDP. A partir de lo que dijo, ¿Cómo crees que se percibió esta movilización?

Yo creo que fue positivo. Las chiquillas, la Vale y la Tamara Kohler (encargada de Comunicaciones), hicieron las cosas bien y nadie se las sabe todas, entonces este proceso de estar aprendiendo sirvió mucho. Logramos, de cierta manera, convertir a la UDP en un espacio que demostró estar al tanto de lo que está pasando en el resto de Chile

—¿Por qué Valeria habló ante la prensa y no lo hizo Tamara? ¿Cómo se decidió quién tomaría ese rol?

Cuando me llamaba prensa, yo derivaba y siempre daba el número de las dos y la Vale, por tener un poco más de tiempo que la Tami, a veces la pillaban con más tiempo. Entonces no era una cosa que fuera planeada, sino que respondió a quienes tenían más posibilidades en el momento, no más.

—Hay rumores que dicen que, entre ambas, Bahamondes tuvo más protagonismo y que Kohler estuvo bastante ausente en la toma de su facultad (Comunicaciones y Letras) ¿Se ha hablado sobre este tema dentro de FEDEP? 

—Sí. Lo que pasa es que la Tami estaba con una situación en la que era mucho más difícil poder disponer de su tiempo. Ella trabaja y se tiene que pagar sus estudios, entonces hacía super complejo que pudiese estar. Lo que siempre intentamos hacer es que más allá de que a alguien le toque ejercer las vocerías o le toque ir a uno u otro espacio, cuando hay una persona en la mesa, esa persona está en representación de todos. Entonces más allá de la persona que ejerza la locución entre nosotros y la prensa, lo que hay ahí es la Federación de Estudiantes y no una sola persona. 

—¿Cuáles son los puntos a mejorar para una próxima movilización?

Creo que siempre hay que ser más previsores y previsoras. El tema de la violencia de género y los problemas que acarreaban, era un tema que venía siendo tratado con mucha fuerza hace varios años y normalmente los procesos sociales siempre estallan en espacios que tienen una reflexión política lo suficientemente profunda para darse cuenta que acá hay un problema y que hay que solucionarlo. Era muy probable que el conflicto de género estallara particularmente en las universidades y nosotros no tuvimos la capacidad para darnos cuenta de que eso iba a ser así.

Tenemos que replantearnos un montón de lógicas que teníamos al momento de hacer políticas y que hoy no dan el ancho para poder proyectar a futuro una organización estudiantil que se haga cargo no solamente de esta demanda, sino de muchas otras. Y esta no es una cuestión que no pasó solo a nosotros como federación, sino que la organización estudiantil a lo largo de todo Chile se vio con estas dificultades de no saber qué hacer ante un tema que cuestiona de manera muy certera y muy concreta muchos de los pilares fundamentales sobre los cuales está construída la política estudiantil en Chile.

—¿Quedó algún punto inconcluso que quieran solucionar el próximo año?

Sí, hay varios. Tenemos que hacer un seguimiento completo a todas las iniciativas que se negociaron con las autoridades para que efectivamente se cumplan y no se cumplan a medias. Por ejemplo, los ramos que se tiene que impartir relativo a género, formaciones para académicos/académicas, funcionarios/funcionarias y estudiantes en general, el mejoramiento del protocolo de anti acoso y abuso y el conocimiento de la violencia de género como una temática al interior de la universidad. La gran tarea pendiente es que este gran cambio cultural que se empezó a gestar este año, no quede cojo para el próximo y podamos seguir con este tema  

—Pero ¿Crees que se volverá a gestar una movilización como la que acaba de ocurrir?

—Me parece que hasta el día en que nuestras compañeras no tengan plena certeza de que la Universidad es un espacio seguro, esta movilización probablemente se va a volver a dar en otro año y por lo que hemos visto en cuanto a la reacción que han tenido las autoridades, no solamente en la UDP, sino que en otros lugares como el Mineduc, con lo que ha hecho el Consejo de Rectores y con estas comisiones anti toma que están tratando de realizar, nos hacen pensar que no están viendo bien cuál es el meollo del asunto. Se quieren hacer cargo superficialmente del tema y esto va a provocar que van a seguir existiendo muchas razones para movilizarse.  

 

 

 

 

 

 

 

0 comments on “Rodrigo Rivera, Presidente de FEDEP: “Pudimos haberlo hecho mucho mejor”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: