Deporte Reportajes y Entrevistas

Mathías Vidangossy, el crack que nunca despegó y que hoy juega en Melipilla

El héroe de la selección chilena sub 20 en el mundial de Canadá 2007 y que tuvo pasos con más penas que glorias por clubes como Villarreal, Colo Colo y Pumas de México confiesa que pudo haber llegado más lejos, pero que su cabeza no se lo permitió.

El 2017, por un cuadro depresivo, se alejó totalmente de las canchas. Pensó en el retiro definitivo, de hecho, junto a un amigo, fundó una empresa de helados para trabajar.

Hoy, devuelta en las canchas y lejos de micrófonos y cámaras, se luce como una de las estrellas del modesto Deportes Melipilla, club que milita en la segunda división del fútbol chileno.

Todos lo decían, era un crack. Mathías Vidangossy, era el futbolista encargado de ser el principal estandarte y figura  de la generación dorada de futbolistas chilenos. La misma que llevó al país a participar en dos mundiales adultos consecutivos y a obtener, por primera vez, dos títulos de Copa América, algo inédito para nuestro fútbol.

Con compañeros de la talla de Gary Medel, Mauricio Isla, Arturo Vidal y Alexis Sánchez; Mathías Vidangossy fue parte y figura de la selección sub 20 que obtuvo el tercer lugar en el mundial de Canadá 2007. Gracias a sus actuaciones fue traspasado a España, donde tuvo malas experiencias. Confiesa que después de ese sufrimiento, perdió la motivación por jugar. Fue desvinculado de Everton de Viña del Mar y de Ñublense de Chillán por inasistir sin motivos a los entrenamientos. Mathías cuenta que, en ese tiempo, ya padecía depresión, pero que sin embargo no lo sabía.

El 2017 fue su año más duro. Producto de una lesión a los ligamentos y un fuerte cuadro depresivo, decidió alejarse de las canchas por toda la temporada. Cuenta que durante ese periodo incursionó como empresario en un negocio de helados junto a un amigo, pero que su verdadero lugar era una cancha de fútbol.

Hoy, en Melipilla, se declara una persona sana y feliz tanto personal como laboralmente. Aquí su historia.

Inicios en el fútbol.

Mathías nació un 27 de mayo hace 31 años en Santiago de Chile. De infancia tranquila, cuenta que  su amor por el deporte comenzó cuando sus tíos, fanáticos del fútbol, lo llevaban al estadio para ver a la Universidad de Chile y, en especial, a la Católica, club en el que jugaba uno de sus ídolos de la infancia, el mediocampista y seleccionado argentino Nestor -pipo- Gorosito. El otro era Ronaldo, “el gordito”.

Sus primeros pasos como futbolista los dio en las inferiores de Universidad Católica, etapa en la que después del colegio debía trasladarse a entrenar a San Carlos de Apoquindo. A pesar de haber aprendido mucho, Vidangossy cuenta que “en Católica me desarrollé tarde, entonces todos mis compañeros eran más grandes, más fuertes, más rápidos que yo. Mis formadores pensaron que me iba a quedar así, que no iba a crecer más. Entonces me dieron la oportunidad de irme y enfocarme solamente en estudiar. Así que decidí partir y terminar el colegio. Al año estaba jugando en Unión Española, en donde se dieron todas las oportunidades”.

 

Nace una estrella

“Cuando se va Vidangossy, Vidangossy contra Ezenwa, Vidangossy, Vidangossy… En una aventura maravillosa, Vidangossy, el que estaba acalambrado, el que estaba muerto, el que se agarra el pie de nuevo; qué importa, si este equipo tiene sangre, tiene huevos, tiene fútbol, tiene garra (sic). Señoras y señores ya van 4. 4 a 0 a estos grandotes de Nigeria, es verdad: Chile 4 Nigeria 0. Chile, a todo fútbol, a todo gol, a todo Mathías Vidangossy”. De esta manera Pedro Carcuro relataba la lápida del partido. Chile, de manera heroica, derrotaba en el tiempo extra a Nigeria, y accedía a la semifinal del Campeonato Mundial Sub 20.

Para Mathías, esta fue su etapa más bonita en el fútbol y la que le permitió dar el salto a Europa. Afirma que, “disfruté mucho el mundial, tengo muy buenos recuerdos, más que nada por la calidad de jugadores que habían y porque al final se hace una química de equipo que te lleva a lograr lo que se logró”.

Luego, en semifinales, la alegría se volvió tristeza. Chile debía enfrentarse a Argentina en un partido lleno de morbo que terminó en escándalo. El marcador, favorable a la albiceleste por 3-0, quedó en segundo plano luego de que los chilenos encararan al árbitro por supuestas ayudas a la selección trasandina . La situación se volvió crítica cuando, en afán de apaciguar los ánimos, la policía canadiense entró al camarín chileno. Vidangossy, testigo presencial,  aún recuerda ese día: “fue una pelea con los argentinos donde después se metió la policía de allá, la canadiense, y nos terminaron pegando, pero más que nada para calmar la situación. Creo que el Gary fue el más afectado”.

 

Un viaje para el olvido

Probablemente el sueño de todo futbolista sea llegar al fútbol europeo. Mathías no era ajeno a esto. Luego de su gran mundial en tierras canadienses, Vidangossy fue contactado por una serie de equipos que querían contar con su talento. Finalmente fue el Villarreal quien se llevó a la futura estrella del fútbol. Sin embargo, y para la mala suerte del volante, el club español no lo consideró en su plantel, por lo que fue cedido al Almería, equipo en el que tampoco tuvo cabida. En su estadía en España no jugó un solo minuto. Vidangossy lo recuerda como su peor etapa en el fútbol al afirmar que “ para mí fue ingrato, porque llegué allá y no me tocó jugar mucho y me fui después del mundial, entonces tenía mucha ilusión y expectativa”.

 

Depresión y vuelta a Chile

Luego de su mala experiencia en el viejo continente, Mathías regresa a Chile y deambula por diversos clubes sin lograr el éxito que tuvo años atrás. Durante su estadía en Everton y Ñublense, el jugador fue destituido por, aparentemente, faltar a los entrenamientos sin dar explicación. Vidangossy aclara que fue producto de “un cuadro depresivo que viene ya desde la vuelta a España. Pero cuando me fui de los equipos no fue como se comenta ni nada. Siempre antes de desvincularme hablé con los entrenadores y los presidentes respectivos de cada club y les conté que no quería seguir. En ningún momento llegué y me fui”.

Vidangossy cuenta que, en aquellos tiempos, no sabía de su enfermedad, por lo tanto, no juzga ni critica a los clubes, pero que sin embargo, aclara que me da lata que se haya dicho que yo dejé el equipo “botado” porque no fue así”.

Del cielo al infierno

Luego de un fugaz paso por Brasil, Vidangossy volvió a las canchas nacionales, específicamente a Deportes La Serena. En la Cuarta Región tuvo una más que destacada actuación en el Apertura 2011, por lo que fue contratado por Colo Colo.

Todos pensaban que el paso por el club albo sería la consolidación de su carrera, sin embargo, nuevamente la mentalidad de Vidangossy no le permitió demostrar todo su juego. En Macul estuvo dos años, periodo en el que consiguió el torneo de Clausura 2014. Luego de su paso por Colo Colo, en el que estuvo más tiempo en la banca que en la cancha, recaló en Unión Española, club en el que disputó casi la totalidad de los partidos y volvió a brillar. Posteriormente, después de un paso por Palestino, se fue a México, donde afirma que “fue super lindo jugar allá, me gustaría volver. Partí jugando en Chiapas y después me fui a Pumas, así que fue una linda experiencia”.

Los problemas para Vidangossy volvieron el 2017, año en que rescindió contrato con Palestino luego de lesionarse. El ex seleccionado nacional afirma queal final es como que te dan la espalda un poco, porque ellos sabían que yo estaba recién operado y tuvieron miedo de que me volviera a lesionar”.

Ese año su depresión se acrecentó, por lo que se alejó completamente de las canchas. Vidangossy recuerda y reflexiona sobre ese momento: “no siempre se logra lo que uno quiere, uno trabaja para lograrlo, pero a veces no se dan por diferentes motivos, y los míos fueron de cabeza totalmente”.

Afirma que su carrera se estancó por “un tema más que nada de cabeza. Yo siento que la cabeza me jugó en contra y siempre lo he dicho”. Su depresión lo llevó a pensar su continuidad como futbolista, Vidangossy explica que “las dos veces que me salí pensé que lo iba a dejar definitivamente, pero al final después me dan ganas de volver, así que me ponía a buscar equipo para ver si resultaba”.

 

Su renacer personal y futbolístico

En enero de 2018, Vidangossy nuevamente estuvo en el centro de la noticia al firmar por el modesto Deportes Melipilla, club de la primera B que acababa de ascender desde la tercera división. Para el volante todo fue nuevo. Pasar del imponente estadio Monumental, con 30 mil personas por partido, de compartir camarín con referentes del fútbol nacional a jugar en el humilde Municipal Roberto Bravo de Melipilla, con un camarín en donde él era la estrella, por supuesto que significaba un gran cambio.

Hoy, Vidangossy se siente feliz. Al ser consultado sobre por qué eligió un club como Melipilla, el volante afirmó que “fue por un tema de negociaciones, en el momento en que llegó Wanderers, Palestino y Melipilla; uno pone arriba de la mesa las condiciones, y como  venía saliendo de una lesión de ligamentos, entonces, quizás en un equipo de primera te van a exigir más que en un equipo de primera B, entonces decidí acá para retomar ritmo, además tengo conocidos acá, es un buen grupo”. En relación a esto, Vidangossy da su enfermedad por cerrada al afirmar que, actualmente está “ disfrutando del fútbol, de la familia,de lo que deja al fútbol, porque al final, parece cliché, pero el fútbol es corto, así que hay que disfrutarlo”.

 

0 comments on “Mathías Vidangossy, el crack que nunca despegó y que hoy juega en Melipilla

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: